Algunas personas piensan que adoptar un perro adulto de un refugio no es una buena idea, ya que será difícil de reeducar y no hay garantía de que pueda adaptarse a su nueva vida.


Además de hacer una buena acción acogiendo a un animal adulto, tiene muchas ventajas y las adopciones suelen tener mucho éxito. Sin embargo, hay una serie de consejos y precauciones que deben seguirse para que su llegada sea lo más exitosa posible.


Adoptar un nuevo animal no es una decisión que deba tomarse a la ligera. Acoger un perro en casa tiene muchas implicaciones y es importante tener en cuenta el impacto que puede tener en su presupuesto y estilo de vida. Es importante considerar las consecuencias de la adopción y empezar por tener en cuenta todos los gastos que conlleva: gastos veterinarios, alimentación, posibles gastos de cuidado, seguro específico para el perro…


Asegúrate de que tienes tiempo suficiente para cuidar de tu futuro compañero (juegos, salidas diarias, entrenamiento). Además, la decisión de adoptar un animal debe tomarse absolutamente en consulta con los demás miembros del hogar o de la casa.


Haremos juntos las preguntas adecuadas: ¿es su casa adecuada para un perro? ¿Tienes un jardín, o si no, un lugar para pasear cerca? ¿Qué tipo de perro busca y qué temperamento se adapta mejor a su estilo de vida? ¿Qué esperas de la relación con este futuro compañero y hasta qué punto estáis dispuestos cada uno de vosotros a invertir en su cuidado? ¿Dónde y quién lo va a cuidar? etc…

Adoptar un perro adulto implica «riesgos» y éste es el principal inconveniente. Sin embargo, cada una de estas desventajas puede ser contrarrestada por una ventaja: ¿se dice que un animal adulto tiene un carácter fuerte y será difícil de «moldear»? Esto es cierto, pero a cambio podrás determinar su temperamento desde el primer encuentro.


Así que tendemos a pensar que será imposible (re)educarlos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, nuestros perros no son más problemáticos que otros y se tratará de pequeños ajustes y dificultades temporales a menudo relacionadas con un periodo de adaptación. Por último, un perro adulto tiene su tamaño definitivo, lo que supone una ventaja considerable a la hora de elegir un perro sin riesgo de ser sorprendido.


No hace falta decir que las adopciones no se hacen por capricho. Es esencial conocer el temperamento del perro antes de tomar una decisión. Te presentaremos varios perros y podrás interactuar con ellos, como llevarlo a dar un pequeño paseo y aprovechar para ver si tú y los miembros de tu familia os lleváis bien. Nosotros, te guiaremos para saber que perros te pueden corresponder. Si es el perro el que elige a su familia la relación es aún más fuerte porque ellos saben antes que nosotros quién es la persona adecuada para ellos. No hay que detenerse en la apariencia sino realmente en el carácter del perro.


Una vez en casa, los reflejos que hay que tener son los mismos que con un cachorro. Asegúrate de preparar un pequeño rincón de la casa para él antes de que llegue, con su cesta y sus cosas (cuencos, juguetes) y dale tiempo para que descubra la casa a su ritmo. Sé paciente y evita las reprimendas al principio porque su pasado puede que sea difícil y podría tener reacciones de miedo o estrés.


Sin embargo, ten claras las normas que quieres enseñarle, por ejemplo que no se suba a las camas o a los sofás si no quieres que lo haga. Póngase de acuerdo con todos los miembros de la casa para evitar cualquier incoherencia en estas normas. Comprueba su limpieza sacándolo con mucha regularidad al principio, y luego espaciando gradualmente los viajes.


Haz lo mismo con tus propias salidas para probar poco a poco su relación con la soledad. De hecho, algunos perros que han sido abandonados pueden sufrir el síndrome de separación. Si tiene otras mascotas, no las deje de lado cuando llegue su nueva mascota, ya que esto podría generar rivalidad y es mejor presentarlos en un lugar neutral donde puedan estar libres.


Si adoptas, estaremos a tu lado, para saber cómo se adapta el perro, si tienes dudas o necesitas consejos. No soltamos nuestros protegidos tan fácilmente 😉 sin tener un seguimiento y asegurarnos que todo el mundo está feliz.


Para él serás su héroe, podrás leer en sus ojos una gratitud absoluta. Este perro ha conocido el abandono, el miedo, la soledad, se sentirá especialmente afortunado de poder contar con tus cuidados y protección. Gracias a ti sabrá que él también tiene derecho a una segunda oportunidad en la vida. Se sentirá como en casa no sólo en su hogar, sino también en cualquier lugar donde pueda estar simplemente contigo. Porque más allá de una cesta, un cuenco lleno de comida, horas de juego o cuidados veterinarios, le has dado lo más bonito que puede desear un perro: una familia 💕💕

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *